• Energías Renovables

    Las energías renovables contribuyen además al equilibrio territorial (ya que pueden instalarse en zonas rurales y aisladas) y a la disminución de la dependencia de suministros externos ( ya que las energías renovables son autóctonas, mientras que los combustibles fósiles sólo se encuentran en un número limitado de países).

Nuestras Energías

La Energía de la Biomasa

El uso de la biomasa como combustible presenta la ventaja de que los gases producidos de la combustión tienen mucha menor proporción de compuestos de azufre, causantes de la lluvia ácida.

Desde un punto de vista de aprovechamiento energético la biomasa se caracteriza por tener un bajo contenido en carbón y un elevado contenido en oxígeno y en compuestos volátiles. Los compuestos volátiles, con presencia de dióxido de carbono, monóxido de carbono e hidrógeno, son los que concentran una gran parte del poder calorífico de la biomasa. Esta característica, junto con el bajo contenido en azufre, la convierten en un producto esencialmente atractivo para ser aprovechado energéticamente.

Energías Renovables

Se conocen como energías renovables aquellas que se producen de forma continua y que son inagotables a escala humana.

Las energías renovables contribuyen además al equilibrio territorial (ya que pueden instalarse en zonas rurales y aisladas) y a la disminución de la dependencia de suministros externos ( ya que las energías renovables son autóctonas, mientras que los combustibles fósiles sólo se encuentran en un número limitado de países).

El 5% del consumo energético de la Unión Europea procede, actualmente de fuentes renovables; el objetivo es conseguir un 12% para el año 2010.

En España las energías renovables cubren actualmente alrededor del 13% del consumo energético , correspondiendo el 10% a la hidráulica, el 3% a la biomasa y cantidades pequeñas, pero en aumento, de energía solar, geotérmica y eólica.

La aportación de las energías renovables al consumo final bruto de energía en España se estima para el año 2020 en un 22,7%, casi tres puntos superior al objetivo obligatorio fijado por la Unión Europea para sus estados miembros, mientras que la aportación de las renovables a la producción de energía eléctrica alcanzará el 42,3%, con lo que España también superará el objetivo fijado por la UE en este ámbito (40%).

Los datos están contenidos en el anticipo del Plan de Renovables 2011-2020, enviado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a la Comisión Europea en cumplimiento de la propia directiva comunitaria sobre la materia (2009/28/CE), que contempla objetivos obligatorios de energías renovables para la UE y para cada uno de los Estados miembros en el año 2020, y la elaboración por parte de éstos de planes de acción nacionales para alcanzar dichos objetivos.